Review: Ex Machina (2015)

Por -

Inglaterra ama la ciencia ficción y no son los únicos, sus producciones tienen un toque que en ningún otro país han logrado, lo cual se ve reflejado en títulos como Under the Skin o Black Mirror, principalmente en la actualidad. Ex Machina llega para hacerle compentencia a todos los futuros posibles que han imaginado los del país del té.

Caleb Smith (Domhnall Gleeson) es un programador que trabaja para BlueBook, uno de los buscadores de internet más populares. Nathan Bateman (Oscar Isaac), el CEO de la compañía, elige al joven  dentro de un concurso para que vaya a su casa en las montañas para trabajar en su último proyecto: encontrar las fallas en un modelo de Inteligencia Artificial llamado Ava (Alicia Vikander). Todo súper bonito hasta que Bateman muestra ciertos rasgos de una personalidad controladora y autoritaria tanto hacia Smith como al androide que él mismo creó.

En gran medida la trama de Ex Machina se desenvuelve en la relación que establece Caleb con Ava, sabiendo perfectamente que es una creación artificial y que él está en ese lugar solamente con la función de pasar una semana intentando demostrar que el sistema de Inteligencia Artificial aún no posee una conciencia propia. Todo bien, hasta que comienzan los mindgames dentro de la trama y la ilusión de que Ava es sólo una máquina se desvanece para Caleb.

Existieron grandes expectativas sobre lo que Ex Machina podría transmitir dentro del género de ciencia ficción, sobre todo cuando se trata de un futuro probable y realista, nada de mundos cyberpunks ni apocalípticos, todo sucede como si se tratase de hoy en día. Con una duración de 106 minutos, logra llevar a cabo un guión impecable en conjunto a una fotografía que solamente puede hacer todo más perturbador para el espectador que no está habituado a este tipo de producciones inglesas, pero no llegando al punto de ser asfixiante.

Las actuaciones de Gleeson e Isaac logran un punto ideal entre entendimiento y dudas que pone en jaque la idea de que Ava no posee conciencia propia. Lo anterior, se suman a una banda sonora que se introduce en escenas aumentando la tensión y haciéndonos sentir a ratos incómodos por lo que deben pasar los personajes. Cada escena en que parece llegar el clímax nos engaña dándonos un desenlance de lo menos esperado posible, jugando con nosotros como si se tratara de una metáfora más grande que el guión de la película.

Captura de pantalla 2015-05-25 a las 16.13.16

Para tocar un tema tan manoseado en la actualidad, Ex Machina logra retratar de manera excelente el problema de la inteligencia artificial y su relación con la humanidad. ¿Habrán problemas cuando la I.A sea comercial y perfeccionada? Esa es la pregunta que quiere plantear la película y lo hace desde sus comienzos, desde cuando se está gestando y no parece parar, utilizando principalmente el cuerpo robótico de Ava y su posterior adaptación al prototipo humano, con detalles que la hacen al personaje mucho más entrañable.

No es necesario tener conocimientos sobre cómo funciona la máquina de Turing o neurociencia para entender el filme, todo se va desarrollando en la medida que se le otorgan los datos necesarios al espectador para entender cómo la tecnología se va metiendo en nuestra vida a pasos gigantes paulatinamente para dejarnos con la duda de que si algún día no podremos diferenciar entre un androide artificial y otro ser humano.

Juan José Vásquez

Mi propósito en la vida es pasarme rollos y ver series, todo lo demás es un agregado.

  • caroscha

    Maravilloso! Mi corazón asimoviano tiene todas las ganas de ver esta peli. Alguna idea de fecha de estreno??

  • Es la raja la peli, pero para nada basada en Asimov. De hecho probablemente por eso es tan buena.
    Porfin una peli que analiza el tema desde una perspectiva menos matematica/geek y mas en terminos que todos puedan entender.