Review: El Club (2015)

Por -

No es fácil hablar de estos temas, no es fácil para ti ni para mí; menos para tu familia católica, la que va a la iglesia todos los domingos como canción repetida y que reza todos los días antes de comer.

No es fácil hablar de pedofilia, abuso, robo o castigos divinos. Tampoco es sencillo plasmar estos pecados en una película, que funciona a ratos como una catarsis y a ratos como un purgatorio.

Pablo Larraín, una vez más, hace un trabajo impecable al tratar de mostrarnos cómo funciona el cerebro humano cuando se ve atacado por su exterior. Claro que, esta vez, el cerebro está envuelto en una crisis de fe, crímenes no resueltos y una densa capa de misterio, que poco a poco se va revelando.

Como una mañana brumosa en la costa, esta cinta empieza fría y distante, como con ganas de que te incomodes y salgas corriendo, pero de a poco la niebla se va disipando y empiezas a ver que, lo que estaba detrás de las nubes, te provoca aún más incomodidad que su presencia.

No es fácil hablar de estos temas, no es fácil para ti ni para mí; menos para tu familia católica, pero Pablo Larraín escogió un grupo de actores tan talentosos (Antonia Zegers, Alfredo Castro, Roberto Farías, Alejandro Goic, Alejandro Sieveking y Jaime Vadell, cada uno más sublime que el anterior), que las palabras y emociones fluyen solas, como si se tratara de agua bendita, como si se tratara de la fe que se escurre entre las manos de estos curas escandalosos.

El Club es una cinta densa y contemplativa, que nos muestra lo más oscuro del alma humana, incluso cuando esta se quiere refugiar en las extremidades infinitas de la fe. Es un atentado completo a una de las instituciones más corruptas y complejas del mundo.

Sus vidas, sus mañas, sus deseos, sus crímenes; todo es palpable en esta cinta, todo es complejo, confuso y misterioso. Desde el primer hecho que le da pie a la acción, hasta el último hecho que consuma la redención. Todo es escandaloso, todo es enfermo y molesto.

Sin duda, Pablo Larraín, una vez más, ha superado a su propio pasado, entregándonos una película que, si bien es difícil de digerir, es imposible dejar de mirar. No es fácil hablar de estos temas, no es fácil para ti ni para mí; menos para tu familia católica, pero de la mano de este talentoso director, las palabras fluyeron como rezo antes de dormir.

Director de Walabi.cl. 27 años. Escribo y hablo harto. A veces, más de lo que debería. Para cualquier cosa, puedes encontrarme en Twitter o escribirme a diego[at]walabi.cl

  • Seba

    Como dato, hoy viernes en la Cineteca de la Moneda a las 20:30 dan la película, y después hacen un cine foro donde estará Antonia Zegers

  • Las actuaciones son cuáticas.

  • Cristian Maldonado

    La vi hace un par de semanas y no queda más que agregar; Cruda, dura, un golpe frío directo en la realidad. El Club no busca reconocimiento, busca dejar una marca cargada emocionalmente.

    La carrera de Roberto Farías cada día más impresionante, nivel mundial.