Por Fin Vi: Unbreakable (2000)

Por -

¿Han notado cuando le tienen un cariño especial a alguien sin saber bien por qué? Eso me pasaba con M. Night Shyamalan. Siempre lo he defendido y lo he pintado como un buen director. Sí, vi Signs y Sixth Sense, así que mi argumento no era tan insostenible, pero nunca había visto Unbreakable. ¿Acaso la peor persona del planeta?

Siempre había tenido ganas de verla, pero siempre se me escapaba, hasta que una tarde piole de relajo post almuerzo, mi embarazada favorita la puso en la tele y decidí que era momento de verla. Shyamalan, ahora te quiero y te quiero con ganas. Ahora entiendo todo, ahora te entiendo más. Ahora te quiero más.

Unbreakable cuenta la historia de David Dunn, interpretado maravillosamente por Bruce Willis, un hombre normal, con un trabajo normal, pero que nunca se ha enfermado, nunca ha sufrido una lesión y nunca ha resultado dañado en un accidente. Un super humano real.

En el lado opuesto, está Elijah Price, uno de los mejores papeles de Samuel L. Jackson, un hombre que nació con una enfermadad que hace que sus huesos tengan poca densidad, por lo que cualquier golpe levemente más fuerte de lo normal, puede hacer que estos se destrocen. Un hombre que se enferma por todo y que ha pasado su vida luchando contra esto y pensando que, en la otra vereda, tiene que existir un héroe, un alguien que sea su reverso, su opuesto: alguien que nunca caiga.

La cinta, en sí, y tengo que decirlo, es la mejor película de superhéroes que existe. Es un giro diferente en la historia clásica de los humanos con poderes, un lado humano y más complejo. Una arista que nos hace preguntarnos si es que de verdad existen personas con poderes, pero que viven toda su vida sin saberlo, si darse cuenta, sin advertirlo.

Unbreakable es un ejercicio bonito y simple, lleno de detalles complejos, que la nutren y la enriquecen. Y ahí es donde se nota la mano de Shyamalan, en las minuciosidades. Los reflejos en pantallas, el nombre del protagonista, los juegos de cámara, las reacciones de los personajes, el agua como kriptonita. Tantos detalles que hacen que la simpleza de la cinta creza y aumente su mística.

Si no la han visto, se las recomiendo mucho. Si ya la vieron, véanla de nuevo, se van a encontrar con sorpresas. Shyamalan es un gran artesano y un muy buen contador de historia. Además, es bien regalón con los espectadores, ya que en cada esquina hay un detalle escondido que hace que uno se enamore más de sus producciones.

Sin duda, es una película que, si fuera lanzada hoy, sería la antítesis perfecta de cómo está funcionando la industria de las películas de superhéroes. Shyamalan se adelantó a la fiebre e ilustró la cura aún antes de entender bien el problema. Grande, Shyamalan.

Director de Walabi.cl. 27 años. Escribo y hablo harto. A veces, más de lo que debería. Para cualquier cosa, puedes encontrarme en Twitter o escribirme a diego[at]walabi.cl

  • Fran

    ¿Viste The Visit? Shyamalan vuelve con todo en esa, es una hermosura del terror.

    • ¡Sí! No la amé como a Unbreakable, pero es bueno saber que volvió. Lo echaba de menos.

      • Fran

        uffff a mi me encantó! Igual no he visto Unbreakable y me tincó mucho leyendo esto, así que gracias por la recomendación!

        • ¡Bacán! Dale, dale. Está en Netflix, por si acaso.