Easy, una serie acerca de relaciones, sexo y cotidianidad

Por -

Netflix está en una búsqueda constante por entregarnos buen material. Easy es una de sus últimas series originales y tiene mucho para decir, partiendo de la base que nos muestra relaciones de parejas, amor, sexo, familia y muchos otros temas, que más que verse ajenos, resultan demasiado familiares. Quizás un poco muy familiares.

Easy es una serie antológica. No narra una gran historia y genera un gran arco, sino que se va por historias unitarias en cada episodio, que, finalmente, están englobadas y contextualizadas por las relaciones. Y ojo, relaciones en todo el sentido de la palabra, no solo amorosas.

La gran gracia de esta producción, escrita y dirigida por Joe Swanberg (Drinking Buddies), es que logra ser cotidiana y natural, mostrando de una manera cruda y sin censura, cómo nuestras vidas se pueden ver afectadas en cada una de las instancias que vivimos. Está la historia de una pareja que lleva junta mucho tiempo y se dan cuenta que existe Tinder, por lo que deciden probarlo (en pareja) para buscar a otra persona y hacer un trío. Y lo principal no es eso. Lo principal es cómo y con quién y qué tan raro puede llegar a ser.

Y ese es otro gran punto de Easy: no se entrampa en la auto censura. La serie está llena de escenas de sexo muy bien hechas, que sirven excelentemente para profundizar (no pun intended) en los temas o llegar a entender qué es lo que está pasando por las mentes de los protagonistas y darnos insights. Easy muestra lo que las otras series no muestran. La conversación incómoda, culear con el celular sonando, estar ad portas de tener un hijo y tener miedo, sentir que la vida se te escapa y no saber qué hacer, tratar de reconciliarte con tu pasado

Y yo sé que estoy llenándola de flores que probablemente se merece, pero tengo que decir que la serie no logra ser brillante. Parte fenomenal. Parte perfecta. Empieza con dos capítulos que están hechos de manera tan profesional, que todo es real y adverso y complejo y difícil de ver. Porque es incómodo. Pero la vida está llena de incomodidades. Y eso es lo que nos hace lo que somos.

Pero finalmente termina decayendo y las tramas se empiezan a diluir. Lamentablemente, una serie que podría haberse colado fácilmente entre las mejores del año, termina siendo una anécdota, un destello de esperanza (e incomodidad), que termina por mostrarnos realidades que, con el pasar de los capítulos, dejan de ser tan interesantes.

Aún así, Easy es una serie que deberían ver. Los capítulos son cortos e intensos, las tramas son interesantes y atrayentes y la serie está innecesariamente muy bien grabada. Si tuviera que ponerle nota, no le pondría. En la vida no se pueden poner notas. Easy es una serie que hay que vivir, dejar que te llegue, que te remueva un poquito y después, bueno, dejar que se vaya. Tan fácil como llegó. Tan fácil como su nombre.

Director de Walabi.cl. 27 años. Escribo y hablo harto. A veces, más de lo que debería. Para cualquier cosa, puedes encontrarme en Twitter o escribirme a diego[at]walabi.cl