Review: Kubo and the Two Strings (2016)

Por -

El estudio Laika tiene una corta, pero excelente carrera en animación. Partieron en el 2009 con Coraline, una maravillosa y oscura película acerca de la familia, y luego estrenaron ParaNorman en 2012 y The Boxtrolls en 2014.

Hasta el momento, todas las películas de la productora han recibido nominación al Oscar en la categoría de Mejor Película Animada. Ahora, apuestan aún más alto con Kubo and the Two Strings, una historia compleja, hermosa, oscura y familiar, que, estoy seguro, les dará una nueva nominación y, quién sabe, quizás incluso el premio.

Kubo and the Two Strings es una película difícil de definir. Es una aventura nocturna y familiar, que narra la historia de un niño que debe encontrar las tres partes de una importante armadura para poder hacer frente a su abuelo, quien volverá para arrebatarle el ojo que no logró robarle la vez anterior. Sí, difícil de explicar, pero precioso de presenciar.

Todo esto teñido con un halo especial de magia y mitología japonesa, que hacen que la historia sea aún más entretenida y cautivante. Tanto Kubo como la mayoría de los personajes (mención honrosa al diseño de “las hermanas”) que aparecen en el filme, nos muestran un mundo rico y profundo, donde cada uno tiene algo que contar y forma parte de una gran pieza final.

Acá hay magia y oscuridad y vuelvo a repetirlo. Acá hay magia y oscuridad y eso es algo que ha caracterizado a Laika desde sus inicios. Estas son películas para niños que no tienen miedo de asustarlos con el fin de mostrarles belleza. Los paisajes, los personajes, los sentimientos. La muerte, el destino y el deber siempre han sido parte del imaginario de Laika y en Kubo and the Two Strings no es la excepción.

Al final, esta cinta es una muestra maravillosa de que todavía se puede hacer animación intensa y para niños. Porque acá la historia no está sobre contada ni auto explicada con el fin de agradar. Acá la trama es sólida, compleja y a ratos incluso demasiado mística. Pero esa es la hermosura de una cinta como esta, que mezcla perfectamente el stop-motion con la animación digital y sale totalmente airosa.

A eso, sumémosle una trama de amor, familia y memorias; con seres mágicos y problemas terrenales. Una batalla entre lo eterno y lo real. Una perfecta mezcla de todo lo que queremos y eso que deseamos. Porque al final, nada vale la pena si no estamos para sentir y vivir y creer y confiar.

Kubo and the Two Strings es, sin dudarlo, una de las mejores cintas del año. Una de esas que tienen corazón, historia, amor y oficio. Una de esas que, rara vez, llegan a la cartelera y que es un lujo poder disfrutar en pantalla grande. Si estaban mirando la página de su cine favorito y todavía no sabían qué ver, esta es su opción. No se van a arrepentir.

Director de Walabi.cl. 27 años. Escribo y hablo harto. A veces, más de lo que debería. Para cualquier cosa, puedes encontrarme en Twitter o escribirme a diego[at]walabi.cl