Review: Swiss Army Man (2016)

Por -

Swiss Army Man, la primera película de DANIELS (Dan Kwan y Daniel Scheinert), es una extraña mezcla de sabores. Es confusa, enredada, extraña y, sobre todo, shockeante. No es como algo que hayamos visto. Es una singularidad totalmente inconexa, pero que en el fondo de su corazón, tiene varias lecciones para entregar.

La trama gira en torno a un joven (Paul Dano) que ha quedado quedado náufrago en una isla. En un momento de desesperación, y justo antes de atentar contra su vida, ve que a la orilla de la playa ha llegado un cuerpo. Otro náufrago, pero uno muerto.

Entre locura y realidad, esta cinta nos cuenta la historia de dos seres que deben hacerse compañía, refrescar sus memorias y ayudarse a mantenerse “vivo” en un ambiente en que todo es oscuro, adverso y sin sentido.

¿Es normal que en una película se use un cadáver como moto de agua usando las flatulencias del mencionado como propulsión? Creo que con esa pregunta les dejo claro cuál es el tono de la película. Pero no se dejen engañar. Swiss Army Man también es una gran crítica al modo en que hacemos las cosas. A los momentos que nos prohibimos y a las enseñanzas que profesamos.

Está bien: no es una película para todo público. Lo sé. Pero es una cinta que merece ser vista. Una película que cumple con estar muy bien hecha cinematográficamente, con una música excelentemente bien usada y con una historia que, si bien no tiene ni pies ni cabeza, llega fuerte cuando te lo propones.

En algunas de las presentaciones de la cinta en festivales, hubo gente que se fue de la sala. No es broma. Yo, cuando empezó, tuve el deseo genuino de ponerle stop y no seguir viéndola, pero vale la pena. Hay que arriesgarse. Swiss Army Man constituye una etapa del cine donde experimentar es clave. Además, Daniel Radcliffe y Paul Dano se lucen.

Si pueden, denle una mirada, no se van a arrepentir. O quizás sí. Y me van a odiar. Pero al menos van a haber salido, un tantito, de su zona de confort. Para eso es esta película.

Director de Walabi.cl. 27 años. Escribo y hablo harto. A veces, más de lo que debería. Para cualquier cosa, puedes encontrarme en Twitter o escribirme a diego[at]walabi.cl