Gilmore Girls no es una serie de amor romántico (es mucho más que eso)

Por -

Por: Constanza Gajardo

Si en Los Soprano la excusa era la mafia, en Six Feet Under la muerte, en The Wire la delincuencia y en The Good Wife la justicia, en Gilmore Girls el recurso para dar vida a la historia es el amor romántico.

Cuesta entenderlo pero GG no es una serie sobre los problemas amorosos de una madre soltera y una hija brillante que se llevan bien. No es una comedia romántica ni un dramedy familiar. Tampoco es una serie que retrate la vida de dos mujeres fracasadas (ni tampoco exitosas) que intentan tener un espacio en el mundo liderado por hombres. Y menos es una serie que moralista que intente enseñarnos tips para conquistar a los del sexo opuesto.

Lo de Amy Sherman Palladino es otra cosa. Gilmore Girls es una historia que ocupa las relaciones de pareja como escenario para hablar de la lucha de clases y el odio, sobre la distinción y el valor de lo diferente, sobre los libros y la música, los placeres, el feminismo, las comunidades y las personas. Veamos.

Gilmore Girls es una serie sobre la lucha de clases

tumblr_static_emily_and_richard

Muchas de las escenas más importantes de la serie tienen que ver con el poder del dinero y las diferencias sociales que se marcan desde el capítulo piloto. Empezando por los conflictos internos que tiene Lorelai para decidir pedirle a Emily y Richard que paguen por Chilton (y después por Yale), hasta la separación de Rory y Logan al final de la 7ma temporada.

Partamos por el principio. Lorelai se crió y formó su carácter desde el resentimiento al culto a la apariencia que practicaban sus padres. Pese a algunas tropezones como su relación con Jason o su histórica vulnerabilidad hacia Christopher, ella nunca ha soportado ni podrá soportar -y menos respetar, querer, confiar- en los de clase alta.

Aunque el trasfondo de su odio tenga que ver con el rencor hacia todos los millonarios que la apuntaron con el dedo por haber quedado embarazada a los 16, Lorelai siente un profundo desprecio por quienes han llevado una vida fácil. De ahí quizás, su malversación hacia Jess, el sobrino de Luke que a pesar de ser clase media y trabajar para comprarse un auto, insistía en actuar como un mimado proto hipster neoyorkino que despreciaba a todo Stars Hollow.

La primera víctima verdadera y real de esta lucha de clases es Dean, quien decide terminar con Rory (por 2da vez) en el estacionamiento de la casa de los abuelos, la noche en que le habían organizado una fiesta para emparejarla con alguien “de su tipo”. Él lo vio muy claro. Rory ya estaba acostumbrada a lidiar con los cuicos e incluso, le estaban empezando a gustar. Ahí no pudo más y soltó el “No pertenezco aquí. Cierto?.

Y aunque siempre lo tuvo frente a sus ojos, especialmente cuando le tocó soportar los insultos de Tristan en Chilton, y los constantes recordatorios de su condición de pueblerino que le hacía Jess y que terminan por obligarlo a patear a Rory en la noche de la maratón de baile, es solo cuando la ve rodeada de todos ellos y feliz, que cae en cuenta de que lo realmente lo separaba de Rory era su clase social. Y eso no tenía remedio.

En Luke se vuelve todavía más evidente. Es el personaje que probablemente siendo el más resentido de la serie, ha recibido las peores humillaciones por su forma ‘minimalista’ de vivir la vida. Enfrentado a partidos de golf, cenas de negocios y confabulcaciones a sus espaldas, su devoción por Lorelai lo ha obligado incluso a sacarse la gorra y afeitarse. Un desclasado, podríamos decir.

Y finalmente Emily. La mujer que respira y vive clasismo, y que es capaz de pelearse con todos y todas para que su familia no pierda el orgullo de ser lo que siempre fueron. Encantadoramente manipuladora, Emily siente una necesidad tan fuerte de proteger a su casta, que decide despedir a la sirvienta con quien Rory comenzaba a practicar su español en la temporada seis. Es en esa misma época, cuando los que ya habíamos empezado a encantarnos con su frialdad y rudeza, volvemos a despreciarla por permitir el quiebre entre Rory y Lorelai y elevar hasta los cielos la figura de Logan. En ese momento, se vuelve especialmente disfrutable el desprecio que les hacen los Huntzberger en la cena de las Daughters of the American Revolution, cuando Shira, la mamá de Logan, le lanza de vuelta algo del mejor clasismo entre ricos, enrostrandole la diferencia entre la plata vieja y la plata nueva “ well, there’s your money and then there’s our money”.

Gilmore Girls es una serie sobre música

Gilmore Girls es una serie sobre música por varias razones pero ninguna de ellas tiene que ver con que existan personajes melómanos y excéntricos, ni con que todas las escenas tengan una canción particular, ni con que su banda sonora tenga más de 100 tracks. Es más, un seguidor inexperto podría decir que lo único que se reconoce como música en la serie son las cortinas “oh-la-la” que marcan cambios de ritmo en ciertas situaciones, o los tambores que suenan de fondo en una escena rápida, o la guitarra lenta como telón romántico.

Pero basta con revisar el capítulo donde Mrs. Kim descubre los rincones secretos del dormitorio de Lane para darse cuenta de que la música, especialmente el power pop y las bandas de mujeres, son un personaje más -y probablemente el más interesante- de la serie.

Los discos escondidos en la biblia que le prestaba Rory a Lane, el recital de las Bangles al que van Sookie, Lorelai, Madeleine, Louise y significa el primer acercamiento amistoso entre Paris y Rory, la decoración del dormitorio que le hace Emily a Rory cuando necesita quedarse en Hartford y que incluye un poster de N’Sync, el cuestionamiento que le hace Lorelai a Luke cuando encuentra un CD de reggae en su camioneta, los audífonos de Rory cuando escucha a The Shins mientras decide no juntarse con nadie en Chilton, Sonic Youth y Yo la Tengo tocando en la plaza de Stars Hollow y Hep Alien covereando a Blondie en el tour por iglesias evangélicas que produce Mrs. Kim. La presencia permanente y en primera línea de la música es la demostración de una intención de componer personajes conectados con emociones completamente comparables con las de Nick Cave, PJ Harvey, Carole King, y obviamente, Whitney Houston.

Gilmore Girls es una serie sobre libros

gettyimages-72734175

Jess. Gilmore Girls es una serie sobre libros principalmente gracias a Jess. Sí, Rory leía mucho antes de conocerlo, incluso compartía algunas novelas con Dean (un extraño mix que va de Jane Austen a Hunter S. Thompson), antes de que Sherman-Palladino decidiera convertirlo en un obrero machista y posesivo. Pero Jess. Jess llevó los libros de bolsillo a algo literalmente posible y marcó la reconciliación de Rory y Lorelai cuando volvió a Hartford a mostrarle “The Subsect”.

Olvidemos el diálogo del bar en el que Logan reza la lista de los autores que conoce para humillar a Jess (luchas de clases de nuevo), y enfoquemonos en los libros que compartieron mientras caminaban incomodamente abrazados frente al Doose’s Market. Desde que le roba Howl de su dormitorio, comparten la referencia a Oliver Twist, para luego devolverlo subrayado y con anotaciones, Jess se convirtió en el favorito pese a todo lo infantilmente rebelde que mostró ser en la tercera temporada. Por eso cuando aparece en el patio de Emily para saludar y a la noche siguiente increpa a Rory a la salida del bar, la fuerza de su discurso hace ver a Logan como el peor de los novios que pudo elegir.

La dedicación de Rory a sus libros es fascinante y marca además el camino hacia su esquiva madurez, y aunque su selección literaria sea difiicil de definir, la actitud que impone sobre el acto de leer atraviesa todas las temporadas e involucra a todos sus personajes. Reading is sexy, decía su polera cuando desayunaba con Paris en Yale.

Gilmore girls es una serie sobre las relaciones y las comunidades

video-rental

Stars Hollow no existe en la vida real y es quizás por eso que funciona. Nada de lo que hay ahí parece muy común. Ni las fiestas, las competencias, las reuniones de la comunidad, los trabajos y la intrincada de forma de relacionarse con el rumor.

Lorelai llega ahí cuando decide tener a Rory sola y sin ayuda de nadie y termina criándola con una familia gigante. Desde sus más cercanos vecinos, Babette y Marley, hasta su antagonista clásico Taylor, pasando por la sexy Miss Patty, y la ácida Gipsy, la serie derrocha minutos en la dinámica interna de los que viven rodeando la plaza. La ética de la serie se escribe y existe a través de esos personajes que se juntan los viernes a discutir asuntos de vital relevancia para el pueblo, como las complicaciones que traerá la relación entre Luke y Lorelai o la lucha entre los trovadores que se topan en las esquinas.

Capítulo aparte se necesitaría para describir el rol de Kirk, indescifrable, críptico, entrañable e insoportable. Por ahora, dos escenas relevante. La primera, cuando Rory se va a Yale y Lorelai comienza a vivir sola en casa, Kirk instala un sistema de alarma que obviamente termina en fracaso, pero como ya se comprometió a cuidarla, decide seguirla en un carro con ruedas a todos lados. Adorable. Y la segunda, bueno la segunda es un mix entre la película de Kirk y la recreación de su nacimiento. Bonus Track a su participación como Jesús en el Festival of Living Arts y la cita que tiene con Lorelai en la primera temporada. Mención honrosa a los 64 trabajos que logra tener a lo largo de toda la serie.

Entonces, más allá del amor y las parejas que deberían formarse o no, las verdaderas dudas que existen sobre este nuevo año en la vida de las Gilmore tienen que ver con temas mucho más complejos ¿Cómo resolverá Rory el conflicto por el estatus social aborrecido por Lorelai y el desprecio que ella misma siente hacia la banalidad del poder? ¿Qué relación habrá formado Lorelai con Emily luego de la muerte de Richard? ¿Será que podrá perdonar de verdad los años de castigos y cenas de los viernes que le impusieron sus papás? ¿Qué música estará escuchando Rory ahora? ¿Qué libros está leyendo y cómo habrá lidiado con el objetivo de convertirse en la próxima Hillary Clinton? ¿Y Lane, volverá a la batería?

Hola, si sale que este post está escrito por Walabi, quiere decir que lo escribió un colaborador, fue un post colectivo o el mundo está a punto de acabarse. ¿Quieres escribir con nosotros? [email protected]

  • Paulina Díaz

    Amo Gilmore Girls con la vida, y espero este revival desde que lo anunciaron el año pasado. Espero que sea lo que todos los fans necesitamos para darle el cierre que se merece.
    <3

  • Pingback: Todo un año – Constanza Gajardo León()