Walabi Friendly | Reflexiones tras ver I Am Michael

Por -

Este año he decido dejar de lado un poco los estrenos y dedicarme más a rescatar cintas que pasaron sin pena ni gloria, pero que definitivamente valen la pena ver. Siempre bajo el contexto LGBT, claro.

I Am Michael es una cinta del 2015 protagonizada por James Franco y que cuenta la historia de Michael Glatze, un activista gay de San Francisco que, tras tener un encuentro con la muerte, decide darle un giro a su vida. Esta vez como heterosexual.

¿Es posible ser un “ex-gay”?

Pucha, sipo. Siempre me han contado historias de personas “heterosexuales” que se dan cuenta siendo mayores que han vivido en una mentira toda su vida, pero no es común escuchar historias que sucedan al revés… ahí está lo interesante de la cinta. Pero, de hecho, va más allá de ser gay o dejar de serlo. I’m Michael explora la búsqueda de identidad y los conflictos internos y sociales que surgen con esta.

En la película hay momentos románticos, alegres, frustrantes, pero sobre todo, intensos. En más de una oportunidad mi cerebro colapsó y tuve ganas de gritarle a la pantalla “cómo ese hueón que era súper gay ahora es súper pastor católico, qué chucha”.

La intención del director, Justin Kelly, es probablemente uno de mis elementos favoritos de esta película. Se enfoca en contar la historia a través de la compresión y neutralidad, por sobre establecer algún juicio moral o discriminar a la gente por ser o no ser gay (fuerte igual que te miren feo por ya-no-ser-gay).

Además de James Franco, la película reúne las actuaciones del seco Zachary Quinto, Charlie Carver y la siempre bien recibida, Emma Roberts.

Para nadie es fácil salir del clóset, pero creo en los tiempos que vivimos, es mucho más difícil ser fiel a uno mismo. Estamos acostumbrados a categorizar a las personas por lo que dicen, hacen o consumen y eso gente linda, no está bien.

Mi consejo: háganse un tiempo en la semana, descarguen el torrent y regálense esta historia.

Carolina Aros

Fabricante de ideas. Me tomo la vida con calma y el té sin azúcar. Sólo hay un hombre en mi vida y se llama Netflix. En Twitter soy @Cabradebien