Bill Nye Saves the World: la intención es la que vale

Por -

Para entender por qué Netflix le dio una serie a Bill Nye, primero hay que entender que, a través de su carrera, este científico ha sido un gran aporte a la divulgación de conocimiento y a hacer que los niños, de todas las edades, se interesen en la ciencia. Es una estrella. La gente lo ama y siempre está metido en el debate científico de turno.

Ahora, la casa del streaming le dio un programa de trece episodios que lleva el ambicioso título de Bill Nye Saves the World, donde el presentador, capítulo a capítulo, trata algún tema que tiene a la sociedad en la oscuridad o consumiendo mentiras, como el calentamiento global, los alimentos transgénicos o la polémica y fuerte tendencia de los “anti-vacunas”.

Así, diciéndolo rápido, suena como un programa bastante entretenido. Y lo es. Esta nueva aventura de Nye es entusiasta, informativa, atrayente y muy interesante, pero se cae un poco en la forma, en cómo las cosas están dispuestas y en los cortes (hechos medio a la mala) que tiene cada episodio.

Cada capítulo, al durar treinta minutos solamente, deja fuera muchos momentos importantes, por ejemplo, cuando se abre el panel de debate, donde siempre hay tres expertos que buscan mostrarnos, desde sus puntos de vista, cómo su trabajo está afectando el tema en cuestión. Aquí, nunca se logra extender la discusión, no es un debate que logre poner puntos sobre las íes, sino solo informar y darnos un vistazo rápido a cómo la ciencia, siempre, es la mejor manera de desmitificar y corregir.

Bill Nye Saves the World es una herramienta, una herramienta entretenida y poderosa, pero que no termina de cuajar en su totalidad. Siempre hay un pequeño sentimiento de que algo faltó o de que debería durar, al menos, quince minutos más. Porque sí, es interesante, es efectivo, es informativo y es poderoso al negar muchos hechos que la sociedad da por sentado. Debería haber más. Debería ser más largo.

Gracias, eso sí, por la intención. Porque no muchos están dispuestos a salvar el mundo.

 

Director de Walabi.cl. 27 años. Escribo y hablo harto. A veces, más de lo que debería. Para cualquier cosa, puedes encontrarme en Twitter o escribirme a diego[at]walabi.cl